domingo, 27 de noviembre de 2011

Nochevieja 2011 en Madrid

.
La Puerta del Sol se convierte cada año en el epicentro de la Nochevieja para todo el país. Y es que miles de personas, venidas de todas partes, abarrotan cada 31 de diciembre la plaza, para recibir el nuevo año y comer las uvas de la suerte al son de las doce campanadas que marcan el reloj de la Real Casa de Correos.

Las uvas de la suerte

No es exclusivo de nuestro país el despedir el año con un bocado específico. Pero sí que España es el único lugar donde son uvas lo que se come. Existen varias teorías sobre el origen de esta tradición. Pero la más arraigada entre los españoles, es la que sitúa el inicio de esta costumbre en 1909. Los viticultores levantinos tuvieron tal excedente de esta fruta que decidieron repartirla gratuitamente entre los ciudadanos, aludiendo que les traería fortuna comerlas en Nochevieja. El éxito de esta curiosa campaña queda claro un siglo después, ya que en toda España se comen doce uvas que simbolizan la suerte para los doce meses del año, al son del reloj de la Puerta del Sol.




El reloj


El reloj de la Real Casa de Correos fue construido y donado por José Rodríguez Losada. Lo inauguró la reina Isabel II el 19 de noviembre 1866. Este reloj fue el que marcó la hora oficial del país durante mucho tiempo, por lo que debía ser el que nos marcara el camino hacia el año venidero. Y nada mejor que hacerlo in situ.



Su movimiento y sonido para marcar las 12 de la noche del 31 de diciembre es toda una liturgia televisada. Cuando faltan segundos para la medianoche la bola, situada en la parte superior de la torre, baja acompañada de sonido de carillón. Poco después suenan los cuatro cuartos, que anticipan las doce campanadas, separadas entre sí de un intervalo prudencial para evitar posibles atragantamientos con las uvas.

Pero este no es sino el comienzo de una noche en la que Madrid no duerme gracias a las muchas fiestas en las que podemos saludar al nuevo curso con alegría y la mejor de nuestras sonrisas.
Fiestas en Nochevieja

Los mejores clubs de la ciudad se visten de gala para acoger esta celebración navideña, los famosos cotillones y barras libres. Ambiente agradable, buena música y ganas de festejar, son ingredientes que hacen de la noche del 31 de diciembre madrileña una cita imprescindible. El Círculo de Bellas Artes (Alcalá 42) acoge una de las fiestas de Nochevieja más famosas de la ciudad, en un edificio privilegiado y a escasos metros de la Puerta del Sol. También muy cercano se encuentra Joy Eslava, en la calle Arenal, 11.

Año Nuevo




Qué mejor manera de comenzar el año sino bailando, para ello, no es necesario trasnochar después de una copiosa cena. En los últimos años se está imponiendo la tendencia de celebrar la entrada del nuevo año aprovechando la luz del día en fiestas matinales que se alargan hasta bien entrada la noche.

1 comentario:

Winnie0 dijo...

Bien explicada sí señor.....Un besito y yo te diré que siempre intento darle a la uva aunque esté en el extranjero..aja Besos