sábado, 26 de noviembre de 2011

Exposición "De verdad y de juguete" en el Museo del traje

.
Juguetes infantiles que imitan el mundo adulto


Uno de los juegos típicos de la infancia, que se repite más allá de fronteras culturales, geográficas o temporales, es el que consiste en que los niños y niñas imiten el mundo de los adultos. El mundo del trabajo, el del ocio y especialmente el del hogar, las relaciones familiares, el trabajo doméstico... son objeto de una recreación meticulosa y concienzuda a través de la cual el niño pone en práctica por medio de la imitación lo que aprende del mundo, convirtiéndose así el juego en un campo de experimentación de la vida cotidiana a la que en el futuro se tendrá que enfrentar.

Museo del Traje

En este tipo de juegos, los juguetes son un apoyo para dar verosimilitud a la recreación; no son un elemento imprescindible, ni siquiera necesario, de hecho se puede jugar perfectamente sin ellos, pero la presencia del juguete permite una mayor apariencia de realidad, hace que la ficción esté mucho más próxima a la vida. De ahí que se hayan realizado replicas en miniatura de los objetos más significativos para apoyar la acción de los jugadores acomodándolos a su tamaño. Desde utensilios de cocina hasta coches, pasando por muebles, instrumentos musicales o aperos agrícolas son reducidos a unas dimensiones aptas para los niños. Además, esta adaptación puede implicar otras transformaciones como cambios de color, de material o de decoración buscando un equilibrio entre la imitación del objeto del adulto y los gustos del niño como por ejemplo los colores vivos y luminosos, o sus necesidades como el uso de materiales menos frágiles y más seguros.

Esta exposición va a permitir al visitante comparar este tipo de juguetes con sus paralelos en el mundo adulto para explorar los distintos métodos a través de los cuales los niños comienzan a experimentar y a apoderarse del mundo real.

Fechas de la exposición: 2 de diciembre - 12 de febrero de 2012
Organiza: Museo del Traje. CIPE
Comisariado: Lorena Delgado y Rodrigo de la Fuente
Lugar: primera planta